Vía lagrimalLas lágrimas poseen propiedades lubricantes, ópticas e inmunológicas o de defensas del ojo. Cualquier trastorno de su producción a nivel de la glándula lagrimal o de su drenaje hacia la nariz a través de la vía lagrimal, puede producir modificaciones en la visión o predisponer a infecciones, por lo que debe ser tratado por un oftalmólogo especializado.

La lágrima se produce en la glándula lagrimal, ubicada en el ángulo supero externo de la órbita, se distribuye sobre la superficie ocular con el parpadeo formando una película homogénea llamada film precorneal y luego drena a través de la vía lagrimal en el ángulo interno de los párpados. Está compuesta fundamentalmente por agua y sales cuya función principal es la de llevar elementos de nutrición y defensas a la córnea para mantener su transparencia. También contiene mucina cuya función es adherir el agua a la superficie del ojo para la lubricación adecuada. Por último, una capa oleosa protege los componentes acuoso y mucinoso de la evaporación.

¿Qué produce el ojo seco?

Evaporación excesiva de la lágrima: Cuando prestamos mucha atención en lo que estamos viendo, ya sea un libro, una pantalla, conducir, un celular, disminuye mucho la frecuencia del parpadeo reflejo. Esto, sumado a un ambiente climatizado y seco como la calefacción o aire acondicionado, genera mayor evaporación de la capa de agua de la lágrima. Es frecuente en estos casos la sensación de empañamiento, ardor y arenilla asociados a enrojecimiento ocular y lagrimeo. Los ojos grandes o muy abiertos o la malposición de párpados, como el ectropion o la parálisis facial, generan también ojo seco de tipo evaporativo.

Disminución de la producción de lágrima: Algunos medicamentos, el estrés, enfermedades reumáticas y trastornos hormonales pueden disminuir algunos componentes de la lágrima generando ojo seco.

Alteraciones de la calidad de la lágrima: Los conservantes de los colirios, los descongestivos oculares, el uso de lentes de contacto y líquidos multipropósito en los ojos, los productos de limpieza de párpados y lavados oculares frecuentes con té o baños oculares, pueden modificar la propiedades de la lágrima y alterar la lubricación dando síntomas de ojo seco. 

¿Cuáles son los síntomas de ojo seco?

Uno de los primeros síntomas de ojo seco es el empañamiento de la visión que mejora con el parpadeo.  Es muy frecuente entre usuarios de computadoras y celulares de pantalla grande y entre portadores lentes de contacto. 

 

La lubricación ocular es mínima durante el descanso nocturno asi que al despertar es cuando mas se perciben los síntomas de ojo seco .


Si se parpadea en momentos de mala lubricación puede dañarse la superficie ocular con microerosiones que solo puede percibir un oftalmólogo en el consultorio. cuando son en la córnea se denomina queratitis.

En el caso mas avanzado cuando ya hay queratitis aparecen síntomas como sensación de ardor, arenilla, molestias con las luces que se acompañan de enrojecimiento y secreciones.

¿Cuál es el tratamiento del ojo seco?

El tratamiento médico del ojo seco se basa en el uso de lubricantes, suplementos que resfuercen la capa lipídica de la lagrima, cambios en los hábitos higiénicos y en casos de más severidad se pueden utilizar métodos que eviten el drenaje de las lágrimas o los lubricantes utiizados hacia la nariz.

Canalículos y punctum plug inferiorLos Punctum Plugs son pequeños oclusores de silicona que se colocan en los puntos lagrimales. Son muy pequeños y casi invisibles. Si se colocan solo en los puntos inferiores tienen efecto menor y si se colocan en los superiores tambien el efecto es máximo.

Con los tratamientos actuales es posible manejar todos los grados de severidad del ojo seco incluso el Síndrome de Sjogren que se asocia a veces a enfermedades reumáticas y que es uno de los mas discapacitantes sin el manejo adecuado.