Prótesis oculares, implantes orbitarios

Muchas afecciones oculares que comprometen definitivamente la visión dejan como secuela un ojo más pequeño, mas grande o deformado, doloroso, o estéticamente inaceptable. 

Cuando ya no existen posibilidades de visión en un ojo y el mismo es muy doloroso o antiestético alterando la calidad de vida del paciente, o ante la presencia de tumores malignos dentro del ojo que no tienen posibilidad de tratamiento oncológico conservador, es posible darle una solución mediante una enucleación o evisceración.

 

La enucleación se utiliza en casos de tumores oculares. Se reemplaza todo el globo ocular con un implante orbitario que reemplaza su volumen, y un mes después se adapta una prótesis externa que al apoyrse en los fondos de saco conjuntivales suelen tener una movilidad aceptable. 

La evisceración mantiene la esclera o cubierta del ojo con las inserciones musculares. Se indica en cualquier otra situación que no implique tumores intraoculares. También se coloca dentro de la esclera un implante. La movilidad de la prótesis suele ser mejor que en la enucleación.

   

 

El resultado estético a corto y largo plazo de este procedimiento depende de una buena técnica quirúrgica, del tamaño y calidad del implante orbitario que se coloca en la cirugía, de la calidad de la prótesis externa y de los cuidados de la misma. 

Cuando la adaptación de la prótesis es incorrecta o el manejo de la prótesis es inadecuado pueden aparecer, con los años, trastornos en la cuenca orbitaria que pueden evitarse. Los controles periódicos con el cirujano oculoplástico deberían hacerse una vez al año como mínimo.

La pérdida de un ojo es un hecho que nadie desea. Pero muchas veces la amenaza a la vida, la mala calidad de vida que puede desencadenar el dolor crónico, o el trastorno psicológico de un ojo antiestético, justifican este tipo de intervenciones. Es nuestro deber como cirujanos oculoplásticos brindar el mejor resultado estético para que pase desapercibida la ausencia de ese ojo.

Problemas con la prótesis ocular externa

Muchas veces se realizan enucleaciones o evisceraciones sin la colocación de implante orbitario. Los protesistas tienen que reponer volumen con protesis oculares  muy voluminosas y pesadas. 

Esto puede acarrear con los años problemas en los parpados relacionados con el peso y roce de la prótesis como aspecto redondeado del parpado inferior, hundimiento del pliegue del párpado superior, que la prótesis se salga espontáneamente, aspecto de "ojo hundido", falta de cierre palpebral y entropion o inversión de las pestañas hacia adentro.

 

Existen alternativas quirúrgicas para corregir todos estos problemas relacionado con la adaptación inadecuada de prótesis como la colocación de implantes secundarios,  plástica de parpados y expansión de la cuenca orbitaria con autoinjertos. A veces es necesario mas de una cirugía para corregir estos problemas  que siempre mejoran el aspecto.

Siempre es recomendable la cirugía con implante orbitario para que la prótesis sea liviana, se adapte con mas facilidad y tenga mayor movimiento. En el caso de que no se haya colocado el implante en la primer cirugía siempre se puede colocar después. Lo ideal es colocarlo lo mas tempranamente posible para evitar los problemas mencionados anteriormente.

Ojo ciego doloros Enucleación, implante orbitario y prótesis externa